MUNDO

MEDIO AMBIENTE

Holanda convierte los chicles tirados en zapatillas

Las "gomas de mascar" tardan entre 20 y 25 años en biodegradarse, siendo 10 veces más difíciles y caros de eliminar.

Zapas con ingenio sabor tutti frutti
Zapas con ingenio sabor tutti frutti

Dado que los chicles tirados representan una fuente de contaminación más grande que las colillas de cigarro al ser 10 veces más difíciles y caros de eliminar, una compañía de Holanda decidió convertirlos en zapatillas.

Para evitar que las personas los tiren en el piso, Gumbudy instaló tableros en distintos puntos de Ámsterdam, Róterdam y otras ciudades para que allí los peguen.

Todos los chicles usados se convierten en “Gumshoe”, el primer calzado del mundo hecho a base de chicles recabados en las calles, que llevan un mapa de Ámsterdam en la suela.

La compañía se alió con el Gobierno de Holanda, luego de que este reportada que al año se recogen 1.5 millones de kilos de chicle mascado de las calles, tardando cada uno entre 20 y 25 años en biodegradarse.

“Ámsterdam es una ciudad de la que podemos enorgullecernos y que queremos mantener limpia. El Ayuntamiento no puede hacerlo solo. Por eso acogemos con gusto las iniciativas creativas como esta para que tengamos una ciudad limpia y acogedora”, indicó la servidora pública Marijn Bosman.

¿Compartís la nota?