Martes 16 de Enero de 2018 | 8:21
newsletter
Las últimas novedades en su e-mail.
Salud
Salud  | 09.01.2018

La nueva vacuna aprobada por la Organización Mundial de la Salud apta para bebés

compartir

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó a finales de diciembre la primera vacuna conjugada contra la fiebre tifoidea -Typbar-TCV de Bharat Biotech- que es apta para niños mayores de seis meses en países endémicos.

 


 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó a finales de diciembre la primera vacuna conjugada contra la fiebre tifoidea -Typbar-TCV de Bharat Biotech- que es apta para niños mayores de seis meses en países endémicos, informó hoy la agencia de la ONU.

 

Las vacunas conjugadas contra la fiebre tifoidea (TCV por sus sus iniciales en inglés) son productos innovadores que generan una inmunidad más larga que las vacunas más antiguas. La importancia radica en que requieren menos dosis y pueden administrarse a niños pequeños mediante programas rutinarios de inmunización, según indicó la OMS en un comunicado.

Otras vacunas, como la vacuna viva Ty21a oral y la de polisacárido Vi inyectable están aprobadas internacionalmente para aplicación en el ser humano, pero solo a partir de los dos años. El hecho de que la OMS apruebe la nueva vacuna implica que cumple los estándares de calidad, seguridad y eficacia, lo que la hace elegible para ser adquirida por las agencias de la ONU, tales como Unicef y la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI, por sus sus iniciales en inglés), explicó el organismo. La OMS da este paso después de que el grupo de expertos de asesoramiento estratégico sobre inmunización, que aconseja a la institución, recomendara en octubre de 2017 la TCV para el uso rutinario en niños mayores de seis meses en países donde la fiebre tifoidea es endémica. El grupo de expertos sugirió además la introducción de la vacuna conjugada de manera prioritaria en países que tienen las tasas más elevadas de fiebre tifoidea o de resistencia antibiótica a la bacteria Salmonella Typhi, causante de la enfermedad.

 

El uso de la vacuna también busca ayudar a frenar el empleo frecuente de antibióticos en el tratamiento de la fiebre tifoidea y, por ende, ayudar a ralentizar el alarmante aumento de la resistencia a los antibióticos en la Salmonella Typhi, al igual que en otras bacterias. Poco después de la recomendación del grupo de expertos, el consejo de GAVI aprobó una financiación de 85 millones de dólares para introducir la vacuna TCV en 2019.

 

Es por eso que la aprobación por parte de la OMS es un avance fundamental y necesario para que la vacuna esté disponible en países de ingresos bajos, donde más se necesita, explicaron desde la organización. Incluso en los países a los que GAVI no apoya, la aprobación de la OMS puede acelerar el proceso de expedición de licencias y el registro del producto.

 

¿Qué es la fiebre tifoidea?

 

La fiebre tifoidea es una infección bacteriana causada por una bacteria llamada Salmonella typhi (S. typhi) que causa diarrea y erupción cutánea. Esta bacteria se propaga a través de alimentos, agua o bebidas contaminadas.

 

Algunas personas pueden convertirse en portadores de la bacteria Salmonella typhi y continuar expulsando la bacteria en sus heces por años, diseminando así la enfermedad, aunque sin padecerla.

 

Los síntomas iniciales incluyen fiebre, malestar general y dolor abdominal. A medida que empeora la enfermedad, el paciente desarrolla fiebre alta -en general por encima de 39.5°C- y diarrea abundante. Algunas personas con fiebre tifoidea presentan una erupción en la piel como “manchas rosas”, pequeños puntos rojos en el abdomen y el tórax.

 

Las medidas de protección individual consisten en consumir agua segura y alimentos no contaminados y/o bien cocidos.

 

También existen vacunas contra la fiebre tifoidea que pueden ser indicadas para aquellos que viajan a países endémicos. Además, los viajeros a dichas zonas deben beber sólo agua hervida o embotellada e ingerir alimentos bien cocidos.

Fuente:Iprofesional.com

frase del día

Estamos al borde de una guerra nuclear; tengo miedo

Francisco 1ro.
Sumo Pontífice