Viernes 20 de Octubre de 2017 | 5:33
newsletter
Las últimas novedades en su e-mail.
 | 09.03.2017

Polémica por la nueva ley de coca que promulgó Evo Morales

compartir

El presidente defendió la normativa que amplía la superficie legal de cultivo de la hoja, pero la oposición denuncia que impulsa el narcotráfico en países limítrofes.

El presidente de Bolivia promulgó este miércoles una nueva ley que autoriza un aumento en las hectáreas en las que se permite sembrar la hoja de coca, que de acuerdo a sus detractores implicará un mayor tráfico a países limítrofes, incluída Argentina, tanto en su forma natural como en cocaína.

A modo de resumen, la nueva normativa, aprobada hace dos semanas por el Senado, eleva un 83% la superficie destinada al cultivo legal, llevando de 12.000 a 22.000 las hectáreas destinadas a su producción, 14.300 de la región de los Yungas La Paz y 7.700 del trópico de Cochabamba.

“La zona productora de La Paz es la tradicional, donde se cultiva antes de la colonia. Pero la del trópico de Cochabamba se empezó a desarrollar en los años ´80 y la ley antidroga nunca la reconoció como legal, lo que sí ocurre ahora”, explicó a Télam el senador Óscar Miguel Ortiz Antelo, de la bancada opositora Unidad Demócrata.

 

El legislador afirmó que la producción en Cochabamba terminará como materia prima para la droga: “La hoja que produce en esa zona no se usa para el consumo, por ser amarga, áspera, gruesa y lastimar la boca”.

Para reforzar su argumento citó al ex representante en Bolivia de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (ONUDD), César Guedes, quien dijo que el 94% de la coca de Cochabamba no pasa por el mercado legal.

Si bien la hoja de coca es el principal ingrediente para elaborar cocaína, los habitantes de la región andina la mascaron o tomaron como té durante siglos por sus propiedades medicinales. De hecho, la planta es considerada sagrada por gran parte de la población indígena.

Al promulgar este miércoles la ley en el Palacio de Gobierno, Evo Morales destacó que la normativa “garantiza de por vida” la producción de la hoja verde, necesaria, según el oficialismo, ante datos del Ministerio de Desarrollo Rural que dan cuenta de un incremento del consumo interno desde 2006.

 

En el acto también respondió las críticas sobre el destino de lo producido en Cochabamba, donde el mandatario sigue siendo el máximo dirigente de las seis federaciones de productores de coca de la zona: "Afirmar que no tiene mercado es totalmente equivocado”.

Precisó que “por falta de dinero, los campesinos compran la coca” de esa zona, al tiempo de manifestar que "falsamente” utilizan datos para criminalizar.

 De acuerdo a lo informado por el diario El Deber, el mandatario además fustigó a los opositores que critican que se amplíen los cultivos al recordar que en tiempos de gobiernos de pensamiento neoliberal no se controlara eficientemente el desvío al narcotráfico y solo se buscaba "coca cero".

"En otras palabras, la hoja de coca se ha impuesto frente al imperio norteamericano, la coca ganó a Estados Unidos esta dura batalla porque Estados Unidos quiere cero de coca", afirmó Evo Morales.

Sin embargo, el propio ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, dijo que la nueva normativa dejará un excedente de unas 6.000 toneladas de coca, el cual será industrializado para exportar a países limítrofes.

En Argentina el consumo y tenencia de la hoja de coca es legal, tal como especifica claramente el artículo 15 de la ley 23.737 que reconoce la tradición milenaria, sobre todo en las provincias del norte: “La tenencia y el consumo en su estado natural destinado a la práctica del coqueo o masticación, o a su empleo como infusión, no será considerada como tenencia o consumo de estupefacientes”.

No obstante, sí es ilegal la comercialización y la importación (también el cultivo, pero las condiciones del clima del país no lo permiten): “El ingreso de la hoja de coca está regulado por la ley 24.415 que puede ser un delito de infracción aduanera o contrabando de acuerdo a las cantidades que se quieran ingresar”, indicó a Télam el comandante mayor Guillermo Basso, Jefe de la Agrupación VII de Gendarmería Nacional en Salta.

 

Basso precisó que cada persona puede comprar del otro lado de la frontera, donde la venta es libre, y traer a Argentina, hasta un cuarto de hoja de coca, lo que es considerado para uso personal.

En cuanto al tráfico, destacó que “solamente desde la agrupación Salta se incautó el año pasado 70 toneladas de hojas de coca” y resaltó también que se hacen controles no sólo en los pasos legales a través de la Aduana, sino también en los no habilitados sobre montes y ríos.

Fuente: Télam

frase del día

"Si Julio De Vido queda preso, jurídicamente sería un escándalo"

Maximiliano Rusconi,
Abogado