Martes 20 de Febrero de 2018 | 16:03
newsletter
Las últimas novedades en su e-mail.
NACIONALES
NACIONALES  | 12.02.2018

La Argentina lucha para proteger la mina de oro de sus recursos pesqueros

compartir

Un buque español capturado hace cinco días por faenar en aguas argentinas es el último caso de pesca ilegal.                                                                                                                                 

Argentina pierde cada año sumas millonarias por la pesca ilegal y no regulada en el Atlántico Sur.

Cientos de embarcaciones pesqueras faenan pocos metros más allá de las 200 millas de su costa, donde termina la zona económica exclusiva de pesca del país austral y empiezan aguas internacionales.

Rastrean los cardúmenes de peces con dispositivos electrónicos y a veces penetran ilegalmente en aguas argentinas durante la persecución, aún a riesgo de ser descubiertas.

El último atrapado in fraganti fue el pesquero español Playa Pesmar Uno. Lo detuvieron el pasado domingo por haber lanzado sus redes 400 metros dentro del límite argentino y permanecerá inmovilizado hasta pagar la sanción, que puede ser de hasta diez millones de pesos, señala El País de España.

 

Hace un año, un buque chino fue hundido a tiros tras reiteradas advertencias de un guardacostas al que intentó embestir. Otras dos embarcaciones que también estaban en aguas argentinas lograron escapar. "No ocurre frecuentemente, pero son incidentes que se registran todos los años", señala a El País Favio Cambareri, administrador del puerto patagónico de Comodoro Rivadavia, donde está varado el Playa Pesmar Uno y sus 34 tripulantes.

 

El barco, de 63 metros de eslora, tenía en sus bodegas 320 toneladas de merluza, abadejo, pota y raya. En su defensa, la armadora española asegura que traspasaron la frontera "por error", debido a una desviación en uno de sus tres GPS.

 

Fuerzas de seguridad policiales y militares vigilan por cielo y mar que no haya pesca ilegal dentro de los límites argentinos, pero los recursos son insuficientes. Son más de 5.000 kilómetros de litoral. "Tenemos seis guardacostas grandes, de 60 metros, y cuatro aviones", detalla el titular de la Prefectura Naval Argentina de Comodoro Rivadavia, Humberto Huanau. "Nuestra función es básicamente preventiva", señala.

 

La Armada también colabora con esta fuerza policial y la misión del submarino ARA San Juan desaparecido incluía el control de la pesca ilegal. En esta época del año los esfuerzos se centran en el área donde fue apresado el arrastrero español.

Alrededor de 400 barcos, en su mayoría asiáticos, se reúnen allí en busca de pota (Illex argentinus), un cefalópodo parecido al calamar. Por las noches, asemejan una ciudad flotante. Cada luz es una embarcación que atrae con potentes focos a sus presas y tiende líneas de anzuelos múltiples, que suben y bajan para pescarlas.

 

Los barcos que faenan en lo que se conoce como milla 201, es decir, en aguas internacionales pero al límite con las argentinas, son cada vez más. "En el año 2001 había unos 150. En los últimos años han llegado a operar hasta 600. Hay cada vez más barcos y menos pesca", dice Milko Schvarztman, especialista en conservación marina y excoordinador de Océanos de Greenpeace.

 

"El calamar, junto al plancton, es una de las columnas vertebrales del Atlántico Sur. Más del 50% de la dieta de la merluza es calamar y también es alimento de delfines, cachalotes y aves marinas. La pesca sobre esta especie tiene un impacto sobre toda la cadena alimentaria", denuncia.

 

Aunque el ecosistema marino argentino sufre las consecuencias de la depredación de recursos, el Gobierno no puede actuar en aguas internacionales. Pescar ahí es legal, incluso si gran parte de la flota presente incumple normativas ambientales, laborales ni sanitarias. "El problema va más allá de la captura pesquera. Están permanentemente contaminando, tirando petróleo y basura", advierte Schvarztman.

 

La situación se repite en todo el mundo, pero en el Atlántico Sur están dadas las condiciones para la tormenta perfecta. Hay una disputa entre Argentina y Reino Unido por la soberanía de las islas Malvinas que impide la existencia de un organismo de supervisión común, como el que opera en otras áreas marítimas. Y los grandes buques pesqueros pueden cargar y descargar a muy bajo costo en Montevideo, que es un puerto franco.

 

Darío Sócrates, gerente del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA), destaca que la pesca ilegal "es un problema de larga data que el Gobierno argentino, con altibajos, intenta controlar".

 

Según Sócrates, los mayores problemas se originan con la pesca de pota, donde "existe mucha flota extranjera concentrada en el límite de la zona exclusiva", y con la de merluza de cola y merluza negra, que "se pescan muy al sur, a gran profundidad, y se sabe que existen incursiones ilegales de distintos países".

 

"La pesca en Argentina tiene muchos problemas, pero comparado con los de la pesca en la milla 201 son mínimos", dice Schvartzman. Después de la sobreexplotación pesquera de los 90, que provocó una caída de las capturas, se impusieron cuotas, mayores controles y la actividad se ha recuperado. El retroceso de la merluza se ha visto paliado en los últimos años por capturas récord de langostino, una especie de mayor valor comercial, señala a El País de España, Fernando Rivera, presidente de la Cámara de industrias Pesqueras de Argentina.

Fuente: Iprofesional.com

frase del día

El Gobierno miente con los números fiscales, pero el mercado no es tonto

José Luis Espert
Economista